Psalms 72:1-119:176

JBS(i) 1 Para Salomón. Oh Dios, da tus juicios al rey, y tu justicia al hijo del rey. 2El juzgará tu pueblo con justicia, y tus pobres con juicio. 3 Los montes llevarán paz al pueblo, y los collados, por justicia. 4 Juzgará los pobres del pueblo, salvará los hijos del menesteroso, y quebrantará al violento. 5 Te temerán con el sol y antes de la luna, por generación de generaciones. 6 Descenderá como la lluvia sobre el pasto cortado; como el rocío que destila sobre la tierra. 7 Florecerá en sus días justicia, y muchedumbre de paz, hasta que no haya luna. 8 Y dominará de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra. 9 Delante de él se postrarán los etíopes; y sus enemigos lamerán la tierra. 10 Los reyes de Tarsis y de las islas traerán presentes; los reyes de Sabá y de Seba ofrecerán dones. 11 Y se arrodillarán a él todos los reyes; le servirán todos los gentiles. 12 Porque él librará al menesteroso que clamare, y al pobre que no tuviere quién le socorra. 13 Tendrá misericordia del pobre y del menesteroso, y salvará las almas de los pobres en espíritu. 14 De engaño y de fraude redimirá sus almas; y la sangre de ellos será preciosa en sus ojos. 15 Y vivirá, y se le dará del oro de Sabá; y se orará por él continuamente; cada día le echará bendiciones. 16 Será echado un puño de grano en tierra, en las cumbres de los montes; su fruto hará estruendo como el Líbano, y desde la ciudad reverdecerán como la hierba de la tierra. 17 Será su Nombre para siempre, delante del sol será propagado su Nombre; y bendecirán en él todos los gentiles; lo llamarán bienaventurado. 18 ¶ Bendito el SEÑOR Dios, el Dios de Israel, el único que hace maravillas. 19 Y bendito su Nombre glorioso para siempre; y toda la tierra sea llena de su gloria. Amén y Amén. 20 Aquí terminan las oraciones de David, hijo de Jessé. 73 1 Salmo de Asaf. Ciertamente bueno es Dios a Israel, a los limpios de corazón. 2 En cuanto a mí, casi se apartaron mis pies; por poco resbalaron mis pasos. 3 Porque me enojé contra los locos, viendo la paz de los impíos. 4 Porque no hay ataduras para su muerte; antes su fortaleza está entera. 5 No pasan trabajos como otros seres humanos; ni son azotados con los hombres. 6 Por tanto, la soberbia los corona; se cubren de vestido de violencia. 7 Sus ojos están salidos de gruesos; logran con creces los antojos del corazón. 8 Se soltaron, y hablan con maldad de hacer violencia; hablan con altanería. 9 Ponen contra el cielo su boca, y su lengua pasea la tierra. 10 Por eso su pueblo volverá aquí, y aguas de lleno le son exprimidas. 11 Y dirán: ¿Cómo sabe Dios? ¿Y hay conocimiento en lo más alto? 12 He aquí estos impíos, sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas. 13 Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón, y lavado mis manos en limpieza; 14 y he sido azotado todo el día, y castigado por las mañanas: 15 ¶ Si dijera yo, hablaré como ellos; he aquí habría negado la generación de tus hijos: 16 Pensaré pues para entender esto; es a mis ojos duro trabajo. 17 Hasta que venga al santuario de Dios, entonces entenderé la postrimería de ellos. 18 Ciertamente los has puesto en deslizaderos; en asolamientos los harás caer. 19 ¡Cómo han sido asolados! ¡Cuán en un punto! Se acabaron, fenecieron con turbaciones. 20 Como sueño del que despierta, así, Señor, cuando despertares, menospreciarás sus apariencias. 21 ¶ Se desazonó a la verdad mi corazón, y en mis riñones sentía punzadas. 22 Mas yo era ignorante, y no entendía; era como una bestia acerca de ti. 23 Con todo, yo siempre estuve contigo; trabaste de mi mano derecha. 24 Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás con gloria. 25 ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. 26 Mi carne y mi corazón desfallecen; la fuerza de mi corazón es que mi porción es Dios para siempre. 27 Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán; cortas a todo aquel que fornica de ti. 28 Y en cuanto a mí, el acercarme a Dios me es el bien; he puesto en el Señor DIOS mi esperanza, para contar todas tus obras. 74 1 Masquil de Asaf. ¿Por qué, oh Dios, nos has desechado para siempre? ¿Por qué ha humeado tu furor contra las ovejas de tu prado? 2 Acuérdate de tu congregación, que adquiriste de antiguo, cuando redimiste la vara de tu heredad; este monte de Sion, donde has habitado. 3 Levanta tus pies a los asolamientos eternos; a todo enemigo que ha hecho mal en el santuario. 4 Tus enemigos han bramado en medio de tus asambleas; han puesto sus propias banderas por señas. 5 Nombrado era, como si lo llevara al cielo, el que metía las hachas en el monte de la madera espesa para el edificio del santuario. 6 Y ahora con hachas y martillos han quebrado todas sus entalladuras. 7 Han puesto a fuego tus santuarios, han ensuciado en la tierra el tabernáculo de tu Nombre. 8 Dijeron en su corazón: Destruyámoslos de una vez; quemaron todos los lugares de ayuntamiento del pueblo de Dios en la tierra. 9 No vemos ya nuestras banderas propias; no hay más profeta; ni hay con nosotros quien sepa. ¿Hasta cuándo? 10 ¿Hasta cuándo, oh Dios, nos afrentará el angustiador? ¿Ha de blasfemar el enemigo perpetuamente tu Nombre? 11 ¿Por qué retraes tu mano, y tu diestra? ¿Por qué la escondes dentro de tu seno? 12 ¶ Pero Dios es mi rey ya de antiguo; el que obra salud en medio de la tierra. 13 Tú hendiste el mar con tu fortaleza; quebrantaste las cabezas de los dragones en las aguas. 14 Tú magullaste las cabezas del leviatán; lo diste por comida al pueblo de los desiertos. 15 Tú abriste fuente y río; tú secaste ríos impetuosos. 16 Tuyo es el día, tuya también es la noche; tú aparejaste la lumbre y el sol. 17 Tú estableciste todos los términos de la tierra; el verano y el invierno tú los formaste. 18 ¶ Acuérdate de esto: que el enemigo ha dicho afrentas al SEÑOR, y que el pueblo loco ha blasfemado tu Nombre. 19 No entregues a las bestias el alma de tu tórtola; y no olvides para siempre la congregación de tus pobres. 20 Mira al pacto; porque las tenebrosidades de la tierra llenas están de habitaciones de violencia. 21 No vuelva avergonzado el abatido; el pobre y el menesteroso alabarán tu Nombre. 22 Levántate, oh Dios, aboga tu causa; acuérdate de cómo el loco te injuria cada día. 23 No olvides las voces de tus enemigos; el alboroto de los que se levantan contra ti sube continuamente. 75 1 Al Vencedor:
sobre No destruyas:
Salmo de Asaf:
Canción.
Te alabaremos, oh Dios, alabaremos; que cercano está tu Nombre; cuenten tus maravillas. 2 Cuando tuviere la oportunidad, yo juzgaré rectamente. 3 Se arruinaba la tierra y sus moradores; yo compuse sus columnas. (Selah.) 4 Dije a los locos: No os infatuéis; y a los impíos: No levantéis el cuerno. 5 No levantéis en alto vuestro cuerno; no habléis con soberbia. 6 ¶ Porque ni de oriente, ni de occidente, ni del desierto solano viene el ensalzamiento. 7 Porque Dios es el juez; a éste abate, y a aquel ensalza. 8 Que la copa está en la mano del SEÑOR, y el vino es bermejo, lleno de mistura; y él derrama del mismo; ciertamente sus heces chuparán y tragarán todos los impíos de la tierra. 9 Mas yo anunciaré siempre, cantaré alabanzas al Dios de Jacob. 10 Y quebraré todos los cuernos de los pecadores; los cuernos del justo serán ensalzados. 76 1 Al Vencedor: en Neginot:
Salmo de Asaf: Canción.
Dios es conocido en Judá: Dios, en Israel es grande su nombre. 2 Y en Salem está su tabernáculo, y su habitación en Sion. 3 Allí quebró las saetas del arco; el escudo, y la espada, y la guerra. (Selah.) 4 Ilustre eres tú; y fuerte, más que los montes de caza. 5 Los fuertes de corazón fueron despojados; durmieron su sueño, y nada hallaron en sus manos todos los varones fuertes. 6 Por tu reprensión, oh Dios de Jacob, el carro y el caballo fueron adormecidos. 7 ¶ Tú, terrible eres tú: ¿Y quién parará delante de ti, en comenzando tu ira? 8 Desde los cielos hiciste oír juicio; la tierra tuvo temor y quedó quieta, 9 Cuando te levantaste, oh Dios, al juicio, para salvar a todos los mansos de la tierra. (Selah.) 10 Ciertamente la ira del hombre te acarreará alabanza; tú reprimirás el resto de las iras. 11 Prometed, y pagad al SEÑOR vuestro Dios todos los que estáis alrededor de él; traed presentes al que merece temor. 12 Cortará él el espíritu de los príncipes; terrible es a los reyes de la tierra. 77 1 Al Vencedor:
para Jedutún:
Salmo de Asaf.
Con mi voz clamé a Dios, a Dios clamé, y él me escuchó. 2 Al Señor busqué en el día de mi angustia; mi llaga desangraba de noche y no cesaba; mi alma no quería consuelo. 3 Me acordaba de Dios, y gritaba; me quejaba, y desmayaba mi espíritu. (Selah.) 4 Tenías los párpados de mis ojos abiertos; estaba yo quebrantado, y no hablaba. 5 Consideraba los días desde el principio, los años de los siglos. 6 Me acordaba de mis canciones de noche; meditaba con mi corazón, y mi espíritu inquiría. 7 ¿Desechará el Señor para siempre, y no volverá más a amar? 8 ¿Se ha acabado para siempre su misericordia? ¿Se ha acabado la palabra suya para generación y generación? 9 ¿Ha olvidado Dios el tener misericordia? ¿Ha encerrado con ira sus misericordias? (Selah.) 10 Y dije: Enfermedad mía es ésta; me acordaré de los años de la diestra del Altísimo, 11 ¶ me acordaba de las obras de JAH; por tanto me acordé de tus maravillas antiguas. 12 Y meditaba en todas tus obras, y hablaba de tus hechos. 13 Oh Dios, en santidad es tu camino: ¿Qué Dios grande como el Dios nuestro? 14eres el Dios que hace maravillas; hiciste notoria en los pueblos tu fortaleza. 15 Con tu brazo redimiste a tu pueblo, a los hijos de Jacob y de José. (Selah.) 16 Te vieron las aguas, oh Dios; te vieron las aguas, temieron; y temblaron los abismos. 17 Las nubes echaron inundaciones de aguas; tronaron los cielos, y discurrieron tus rayos. 18 Anduvo en derredor el sonido de tus truenos; los relámpagos alumbraron el mundo; la tierra se estremeció y tembló. 19 En el mar fue tu camino, y tus sendas en las muchas aguas; y tus pisadas no fueron conocidas. 20 Condujiste a tu pueblo como ovejas, por mano de Moisés y de Aarón. 78 1 Masquil de Asaf. Escucha, pueblo mío, mi ley; inclinad vuestro oído a las palabras de mi boca. 2 Abriré mi boca en parábola; hablaré enigmas del tiempo antiguo. 3 Las cuales hemos oído y entendido; que nuestros padres nos las contaron. 4 No las encubriremos a sus hijos, contando a la generación venidera las alabanzas del SEÑOR, y su fortaleza, y sus maravillas que hizo. 5 El estableció testimonio en Jacob, y puso ley en Israel; las cuales mandó a nuestros padres que las notificaran a sus hijos; 6 para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; y los que se levantarán, lo cuenten a sus hijos 7 con el fin de poner su confianza en Dios, y no olvidar de las obras de Dios, y guardar sus mandamientos: 8 Y no ser como sus padres, generación contumaz y rebelde; generación que no compuso su corazón, ni su espíritu fue fiel con Dios. 9 ¶ Los hijos de Efraín armados, flecheros, volvieron las espaldas en el día de la batalla. 10 No guardaron el pacto de Dios, ni quisieron andar en su ley; 11 antes se olvidaron de sus obras, y de sus maravillas que les había mostrado. 12 Delante de sus padres hizo maravillas en la tierra de Egipto, en el campo de Zoán. 13 Rompió el mar, y los hizo pasar; e hizo estar las aguas como en un montón. 14 Y los llevó con nube de día, y toda la noche con resplandor de fuego. 15 Hendió las peñas en el desierto; y les dio a beber de abismos grandes; 16 y sacó de la peña corrientes, e hizo descender aguas como ríos. 17 Pero aun tornaron a pecar contra él, enojando al Altísimo en la soledad. 18 Y tentaron a Dios en su corazón, pidiendo comida al gusto de su alma. 19 Y hablaron contra Dios, diciendo: ¿Podrá Dios ponernos mesa en el desierto? 20 He aquí ha herido la peña, y corrieron aguas, y arroyos salieron ondeando: ¿Podrá también dar pan? ¿Aparejará carne a su pueblo? 21 Por tanto oyó el SEÑOR, y se enojó; se encendió el fuego contra Jacob, y el furor subió también contra Israel; 22 por cuanto no habían creído a Dios, ni habían confiado de su salud. 23 Y mandó a las nubes de arriba, y abrió las puertas de los cielos, 24 e hizo llover sobre ellos maná para comer, y les dio trigo de los cielos. 25 Pan de fuertes comió el hombre; les envió comida en abundancia. 26 Movió el solano en el cielo, y trajo con su fortaleza el austro, 27 e hizo llover sobre ellos carne como polvo, y aves de alas como arena del mar. 28 Y las hizo caer en medio de su campamento, alrededor de sus tiendas. 29 Y comieron, y se llenaron bien; les cumplió pues su deseo. 30 No habían quitado de sí su deseo, aun estaba su vianda en su boca, 31 cuando vino sobre ellos el furor de Dios, y mató los más robustos de ellos, y derribó los escogidos de Israel. 32 Con todo esto pecaron aún, y no dieron crédito a sus maravillas. 33 Consumió por tanto sus días en vanidad, y sus años en tribulación. 34 Si los mataba, entonces le buscaban; y se convertían, y buscaban a Dios de mañana. 35 Y se acordaban que Dios era su refugio, y el Dios Alto su redentor. 36 Mas le lisonjeaban con su boca, y con su lengua le mentían, 37 pues sus corazones no eran rectos con él, ni estuvieron firmes en su pacto. 38 Pero él, misericordioso, perdonaba su iniquidad, y no los destruyó; y abundó su misericordia para apartar su ira, y no despertó toda su ira. 39 Y se acordó que eran carne; soplo que va y no vuelve. 40 ¶ ¡Cuántas veces lo ensañaron en el desierto, lo enojaron en la soledad! 41 Y volvían, y tentaban a Dios, y ponían límite al Santo de Israel. 42 No se acordaron de su mano, del día que los rescató de angustia; 43 cuando puso en Egipto sus señales, y sus maravillas en el campo de Zoán; 44 y volvió sus ríos en sangre, y sus corrientes para que no bebieran. 45 Envió entre ellos enjambres de moscas que los comían, y ranas que los destruyeron. 46 Dio también al pulgón sus frutos, y sus trabajos a la langosta. 47 Sus viñas destruyó con granizo, y sus higuerales con piedra; 48 y entregó al pedrisco sus bestias, y al fuego sus ganados. 49 Envió sobre ellos el furor de su saña; ira, enojo, angustia, y ángeles malos. 50 Dispuso el camino a su furor; no eximió el alma de ellos de la muerte, sino que entregó su vida a la mortandad. 51 E hirió a todo primogénito en Egipto, las primicias de las fuerzas en las tiendas de Cam. 52 Hizo salir a su pueblo como ovejas, y los llevó por el desierto, como un rebaño. 53 Y los pastoreó con seguridad, que no tuvieron miedo; y el mar cubrió a sus enemigos. 54 Los metió después en los términos de su santidad, en este monte que ganó su mano derecha. 55 Y echó los gentiles de delante de ellos, y les repartió una herencia con cuerdas; e hizo habitar en sus moradas a las tribus de Israel. 56 Mas tentaron y enojaron al Dios Altísimo, y no guardaron sus testimonios; 57 sino que se volvieron, y se rebelaron como sus padres; se volvieron como arco engañoso. 58 Y le enojaron con sus lugares altos, y le provocaron a celo con sus esculturas. 59 Lo oyó Dios, y se enojó, y en gran manera aborreció a Israel. 60 Por esta causa dejó el tabernáculo de Silo, la tienda en que habitó entre los hombres; 61 y dio en cautividad su fortaleza, y su gloria en mano del enemigo. 62 Entregó también su pueblo a espada, y se airó contra su heredad. 63 El fuego devoró sus jóvenes, y sus vírgenes no fueron loadas en cantos nupciales. 64 Sus sacerdotes cayeron a espada, y sus viudas no se lamentaron. 65 Entonces despertó el Señor a la manera del que ha dormido, como un valiente que grita a causa del vino: 66 e hirió a sus enemigos en las partes posteriores; les dio perpetua afrenta. 67 Y aborreció la tienda de José, y no escogió la tribu de Efraín. 68 Sino que escogió la tribu de Judá, el monte de Sion, al cual amó. 69 Y edificó su santuario a manera de eminencia, como la tierra que cimentó para siempre. 70 Y eligió a David su siervo, y lo tomó de las majadas de las ovejas; 71 de tras las paridas lo trajo, para que apacentara a Jacob su pueblo, y a Israel su heredad. 72 Y los apacentó con entereza de su corazón; y los pastoreó con la inteligencia de sus manos. 79 1 Salmo de Asaf. Oh Dios, vinieron los gentiles a tu heredad; contaminaron el templo de tu santidad; pusieron a Jerusalén en montones. 2 Dieron los cuerpos de tus siervos por comida a las aves de los cielos; la carne de los tuyos a las bestias de la tierra. 3 Derramaron su sangre como agua en los alrededores de Jerusalén; y no hubo quién los enterrara. 4 Somos afrentados de nuestros vecinos, escarnecidos y burlados de los que están en nuestros alrededores. 5 ¿Hasta cuándo, oh SEÑOR? ¿Has de estar airado para siempre? ¿Arderá como fuego tu celo? 6 ¶ Derrama tu ira sobre los gentiles que no te conocen, y sobre los reinos que no invocan tu Nombre. 7 Porque han consumido a Jacob, y su morada han asolado. 8 No recuerdes contra nosotros las iniquidades antiguas; anticípanos pronto tus misericordias, porque estamos muy pobres. 9 Ayúdanos, oh Dios, salud nuestra, por la honra de tu Nombre; y líbranos, y purga nuestros pecados por causa de tu Nombre. 10 Porque dirán los gentiles: ¿Dónde está su Dios? Sea notorio en los gentiles, delante de nuestros ojos, la venganza de la sangre de tus siervos, que se ha derramado. 11 Entre delante de ti el gemido de los presos; conforme a la grandeza de tu brazo preserva a los sentenciados a muerte. 12 Y devuelve a nuestros vecinos en su seno siete tantos de su deshonra, con que te han deshonrado, oh SEÑOR. 13 Y nosotros, pueblo tuyo, y ovejas de tu prado, te alabaremos para siempre; por generación y generación cantaremos tus alabanzas. 80 1 Al Vencedor: sobre Sosanim (lirios):
Testimonio de Asaf: Salmo.
Oh Pastor de Israel, escucha; que pastoreas como a ovejas a José, que estás entre querubines, resplandece. 2 Despierta tu valentía delante de Efraín, y de Benjamín, y de Manasés, y ven a salvarnos. 3 Oh Dios, haznos tornar; y haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos. 4 SEÑOR, Dios de los ejércitos, ¿Hasta cuándo humearás tú contra la oración de tu pueblo? 5 Les diste a comer pan de lágrimas, y les diste a beber lágrimas con medida. 6 Nos pusiste por contienda a nuestros vecinos; y nuestros enemigos se burlan de nosotros entre sí. 7 Oh Dios de los ejércitos, haznos tornar; y haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos. 8 ¶ Hiciste venir una vid desde Egipto; echaste los gentiles, y la plantaste. 9 Limpiaste sitio delante de ella, e hiciste arraigar sus raíces, y llenó la tierra. 10 Los montes fueron cubiertos de su sombra; y sus ramas como cedros de Dios. 11 Envió sus ramas hasta el mar, y hasta el río sus renuevos. 12 ¿Por qué aportillaste sus vallados, y la vendimian todos los que pasan por el camino? 13 La estropeó el puerco montés, y la pació la bestia del campo. 14 Oh Dios de los ejércitos, vuelve ahora; mira desde el cielo, y ve, y visita esta vid, 15 y la viña que tu diestra plantó, y sobre el renuevo que corroboraste para ti. 16 Quemada a fuego está, y talada; perezcan por la reprensión de tu rostro. 17 Sea tu mano sobre el varón de tu diestra, sobre el hijo del hombre que corroboraste para ti. 18 Así no nos volveremos de ti; nos darás vida, e invocaremos tu Nombre. 19 Oh SEÑOR, Dios de los ejércitos, haznos tornar; haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos. 81 1 Al Vencedor: sobre Gitit:
Salmo de Asaf.
Cantad a Dios, fortaleza nuestra; al Dios de Jacob celebrad con júbilo. 2 Tomad la canción, y tañed el adufe, el arpa de alegría con el salterio. 3 Tocad el shofar en la nueva luna, en el tiempo señalado, en el día de nuestra fiesta solemne. 4 Porque estatuto es de Israel, ordenanza del Dios de Jacob. 5 Por testimonio en José lo ha constituido, cuando salió por la tierra de Egipto; donde oí lenguaje que no entendía. 6 Aparté su hombro de debajo de la carga; sus manos se quitaron de hacer obras de barro. 7 En la calamidad clamaste, y yo te libré; te respondí en el secreto del trueno; te probé sobre las aguas de Meriba. (Selah.) 8 ¶ Oye, pueblo mío y te protestaré. Israel, si me oyeres, 9 no habrá en ti dios ajeno, ni te encorvarás a dios extraño. 10 Yo soy el SEÑOR tu Dios, que te hice subir de la tierra de Egipto; abre tu boca, y yo la llenaré. 11 Mas mi pueblo no oyó mi voz, e Israel no me quiso a mí. 12 Los dejé por tanto a la dureza de su corazón; caminaron en sus consejos. 13 ¡Oh, si mi pueblo me oyera, si Israel anduviera en mis caminos! 14 En una nada derribara yo sus enemigos, y volviera mi mano sobre sus adversarios. 15 Los aborrecedores del SEÑOR se le hubieran sometido; y el tiempo de ellos fuera para siempre. 16 Y Dios les hubiera sustentado con lo mejor del trigo; y de miel de la piedra te hubiera saciado. 82 1 Salmo de Asaf. Dios está en la congregación de los poderosos; en medio de los dioses juzga. 2 ¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente, y aceptaréis las personas de los impíos? (Selah.) 3 Haced derecho al pobre y al huérfano; haced justicia al pobre y al menesteroso. 4 Librad al pobre y al menesteroso; libradlo de mano de los impíos. 5 No saben, no entienden, andan en tinieblas; vacilan todos los cimientos de la tierra. 6 ¶ Yo dije: Vosotros sois dioses. Y todos vosotros hijos del Altísimo. 7 Pero como hombres moriréis. Y caeréis como cualquiera de los tiranos. 8 Levántate, oh Dios, juzga la tierra; porque tú heredarás todos los gentiles. 83 1 Canción: Salmo de Asaf. Oh Dios, no guardes silencio; no calles, oh Dios, ni te estés quieto. 2 Porque he aquí que braman tus enemigos; y tus aborrecedores han alzado cabeza. 3 Sobre tu pueblo han consultado con prudencia, y han entrado en consejo contra tus escondidos. 4 Han dicho: Venid, y cortémoslos de ser pueblo, y no haya más memoria del nombre de Israel. 5 Por esto han conspirado de corazón a una, contra ti han hecho liga; 6 las tiendas de los idumeos y de los ismaelitas, Moab y los agarenos; 7 Gebal, Amón, y Amalec; Filistea con los habitantes de Tiro. 8 También el assur se ha juntado con ellos; Son por brazo a los hijos de Lot. (Selah.) 9 ¶ Hazles como a Madián; Como a Sísara, como a Jabín en el arroyo de Cisón; 10 que perecieron en Endor, fueron hechos muladar de la tierra. 11 Pon a ellos y a sus capitanes como a Oreb y como a Zeeb; como a Zeba y como a Zalmuna, a todos sus príncipes; 12 que han dicho: Heredemos para nosotros las moradas de Dios. 13 Dios mío, ponlos como a torbellino; como a hojarascas delante del viento. 14 Como fuego que quema el monte, como llama que abrasa el bosque. 15 Persíguelos así con tu tempestad, y asombralos con tu torbellino. 16 Llena sus rostros de vergüenza; y busquen tu Nombre, oh SEÑOR. 17 Sean afrentados y turbados para siempre; y sean deshonrados, y perezcan. 18 Y conozcan que tu nombre es el SEÑOR; solo Altísimo sobre toda la tierra. 84 1 Al Vencedor: sobre Gitit:
A los hijos de Coré. Salmo.
¡Cuán amables son tus moradas, oh SEÑOR de los ejércitos! 2 Codicia y aun ardientemente desea mi alma los atrios del SEÑOR; mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo. 3 Aun el gorrión halla casa, y la golondrina nido para sí, donde ponga sus pollos en tus altares, oh SEÑOR de los ejércitos, Rey mío, y Dios mío. 4 Dichosos los que habitan en tu Casa; perpetuamente te alabarán (Selah.) 5 Dichoso el hombre que tiene su fortaleza en ti; en cuyo corazón están tus caminos. 6 Cuando pasaren por el valle de Abaca lo tornarán en fuente, la lluvia también llenará las cisternas. 7 Irán en gran multitud y en orden, verán a Dios en Sion. 8 ¶ SEÑOR Dios de los ejércitos, oye mi oración; escucha, oh Dios de Jacob (Selah.) 9 Mira, oh Dios, escudo nuestro, y pon los ojos en el rostro de tu Ungido. 10 Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos; escogí antes estar a la puerta en la Casa de mi Dios, que habitar en las moradas de maldad. 11 Porque sol y escudo nos es el SEÑOR Dios; gracia y gloria dará el SEÑOR; no quitará el bien a los que andan en integridad. 12 SEÑOR de los ejércitos, dichoso el hombre que confía en ti. 85 1 Al Vencedor:
A los hijos de Coré. Salmo.
Fuiste propicio a tu tierra, oh SEÑOR; volviste la cautividad de Jacob. 2 Perdonaste la iniquidad de tu pueblo; cubriste todos los pecados de ellos. (Selah.) 3 Quitaste toda tu saña; te volviste de la ira de tu furor. 4 Vuélvenos, oh Dios, salud nuestra, y haz cesar tu ira de sobre nosotros. 5 ¿Estarás enojado contra nosotros para siempre? ¿Extenderás tu ira de generación en generación? 6 ¿No volverás tú a darnos vida, y tu pueblo se alegrará en ti? 7 Muéstranos, oh SEÑOR, tu misericordia, y danos tu salud. 8 ¶ Escucharé lo que hablará Dios el SEÑOR; porque hablará paz a su pueblo y a sus santos, para que no se conviertan otra vez a la locura. 9 Ciertamente cercana está su salud a los que le temen; para que habite la gloria en nuestra tierra. 10 La misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se besaron. 11 La verdad reverdecerá de la tierra; y la justicia mirará desde los cielos. 12 El SEÑOR dará también el bien; y nuestra tierra dará su fruto. 13 La justicia irá delante de él; y pondrá sus pasos en camino. 86 1 Oración de David. Inclina, oh SEÑOR, tu oído, y óyeme; porque estoy pobre y menesteroso. 2 Guarda mi alma, porque soy misericordioso; salva tú, oh Dios mío, a tu siervo que en ti confía. 3 Ten misericordia de mí, oh SEÑOR; porque a ti clamo cada día. 4 Alegra el alma de tu siervo; porque a ti, oh Señor, levanto mi alma. 5 Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador, y grande en misericordia para con todos los que te invocan. 6 Escucha, oh SEÑOR, mi oración, y está atento a la voz de mis ruegos. 7 En el día de mi angustia te llamaré; porque me respondes. 8 ¶ Oh Señor, ninguno hay como tú entre los dioses, ni hay otro que haga tus obras. 9 Todos los gentiles que hiciste vendrán y se humillarán delante de ti, Señor; y glorificarán tu Nombre. 10 Porque tú eres grande, y hacedor de maravillas; tú solo eres Dios. 11 Enséñame, oh SEÑOR, tu camino; caminaré yo en tu verdad; afirma mi corazón para que tema tu nombre. 12 Te alabaré, oh SEÑOR Dios mío, con todo mi corazón; y glorificaré tu Nombre para siempre. 13 Porque tu misericordia es grande sobre mí; y has librado mi alma de lo profundo del Seol. 14 Oh Dios, soberbios se levantaron contra mí, y conspiración de fuertes ha buscado mi alma, y no te pusieron delante de sí. 15 Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, lento para la ira, y grande en misericordia y verdad; 16 mira en mí, y ten misericordia de mí; da fortaleza tuya a tu siervo, y guarda al hijo de tu sierva. 17 Haz conmigo señal para bien, y véanla los que me aborrecen, y sean avergonzados; porque tú, SEÑOR, me ayudaste, y me consolaste. 87 1 A los hijos de Coré:
Salmo de Canción.
Su cimiento es en montes de santidad. 2 El SEÑOR ama las puertas de Sion más que todas las moradas de Jacob. 3 Cosas ilustres son dichas de ti, ciudad de Dios. (Selah.) 4Yo me acordaré de Rahab y de Babilonia entre los que me conocen; he aquí Filistea, y Tiro, con Etiopía; éste nació allá. 5 Y de Sion se dirá: éste y aquel varón es nacido en ella; y el mismo Altísimo la fortificará. 6 El SEÑOR contará al inscribir a los pueblos: Este nació allí. (Selah.) 7 Y cantores y músicos con flautas en ella dirán: Todas mis fuentes están en ti. 88 1 Canción de Salmo:
a los hijos de Coré: al Vencedor:
para cantar sobre Mahalat;
Masquil de Hemán
el ezraíta. Oh SEÑOR, Dios de mi salud, día y noche clamo delante de ti. 2 Entre mi oración en tu presencia; inclina tu oído a mi clamor. 3 Porque mi alma está harta de males, y mi vida llega al Seol. 4 Soy contado con los que descienden al hoyo, soy como hombre sin fuerza; 5 librado entre los muertos. Como los muertos que duermen en el sepulcro, que no te acuerdas más de ellos, y que son cortados de tu mano. 6 Me has puesto en el hoyo profundo, en tinieblas, en honduras. 7 Sobre mí se ha acostado tu ira, y me has afligido con todas tus ondas. (Selah.) 8 Has alejado de mí mis conocidos; me has puesto por abominación a ellos; estoy encerrado, y no saldré. 9 Mis ojos enfermaron a causa de mi aflicción; te he llamado, oh SEÑOR, cada día he extendido a ti mis manos. 10 ¶ ¿Harás milagro a los muertos? ¿Se levantarán los muertos para alabarte? (Selah.) 11 ¿Será contada en el sepulcro tu misericordia, o tu verdad en el infierno? 12 ¿Será conocida en las tinieblas tu maravilla, y tu justicia en la tierra del olvido? 13 Mas yo a ti he clamado, oh SEÑOR; y de mañana te previno mi oración. 14 ¿Por qué, oh SEÑOR, desechas mi alma? ¿Por qué escondes tu rostro de mí? 15 Yo soy pobre y menesteroso; desde la juventud he llevado tus temores, he estado medroso. 16 Sobre mí han pasado tus iras; tus espantos me han cortado. 17 Me han rodeado como aguas de continuo; me han cercado a una. 18 Has alejado de mí al amigo y al compañero; y mis conocidos has puesto en la tiniebla. 89 1 Masquil de Etán ezraíta. Las misericordias del SEÑOR cantaré perpetuamente; de generación en generación haré notoria tu verdad con mi boca. 2 Porque dije: Para siempre será edificada misericordia en los cielos; en ellos afirmarás tu verdad. 3 Hice alianza con mi escogido; juré a David mi siervo, diciendo: 4 Para siempre confirmaré tu simiente, y edificaré tu trono por todas las generaciones. (Selah.) 5 ¶ Y celebrarán los cielos tu maravilla, oh SEÑOR; tu verdad también en la congregación de los santos. 6 Porque ¿quién en los cielos se igualará con el SEÑOR? ¿Quién será semejante al SEÑOR entre los hijos de los poderosos? 7 Dios terrible en la grande congregación de los santos, y formidable sobre todos sus alrededores. 8 Oh SEÑOR, Dios de los ejércitos, ¿Quién como tú? Fuerte-JAH, Rodeado de tu verdad. 9 Tú dominas sobre la soberbia del mar; cuando se levantan sus ondas, tú las sosiegas. 10 Tú quebrantaste a Egipto como a un muerto; con el brazo de tu fortaleza esparciste a tus enemigos. 11 Tuyos son los cielos, tuya también la tierra; el mundo y su plenitud, tú lo fundaste. 12 Al aquilón y al austro tú los creaste; el Tabor y el Hermón en tu Nombre cantarán. 13 Tuyo es el brazo con valentía; fuerte es tu mano, ensalzada tu diestra. 14 Justicia y juicio son la morada de tu trono; misericordia y verdad van delante de tu rostro. 15 ¶ Dichoso el pueblo que sabe jubilar; andarán, oh SEÑOR, a la luz de tu rostro. 16 En tu Nombre se alegrarán cada día; y en tu justicia se ensalzarán. 17 Porque tú eres la gloria de su fortaleza; y por tu buena voluntad ensalzarás nuestro cuerno. 18 Porque el SEÑOR es nuestro escudo; y nuestro rey es el Santo de Israel. 19 ¶ Entonces hablaste en visión a tu santo, y dijiste: Yo he puesto el socorro sobre uno que es valiente; he ensalzado un escogido de mi pueblo. 20 Hallé a David mi siervo; lo ungí con el aceite de mi santidad. 21 Que mi mano será firme con él, mi brazo también lo fortificará. 22 No lo sujetará enemigo, ni hijo de iniquidad lo quebrantará. 23 Mas yo quebrantaré delante de él a sus enemigos, y heriré a sus aborrecedores. 24 Y mi verdad y mi misericordia serán con él; y en mi nombre será ensalzado su cuerno. 25 Asimismo pondré su mano en el mar, y en los ríos su diestra. 26 El me llamará: Mi padre eres tú, mi Dios, y la roca de mi salud. 27 Yo también le pondré por primogénito, alto sobre los reyes de la tierra. 28 Para siempre le conservaré mi misericordia; y mi pacto será firme con él. 29 Y pondré su simiente para siempre, y su trono como los días de los cielos. 30 Si dejaren sus hijos mi ley, y no anduvieren en mis juicios; 31 si profanaren mis estatutos, y no guardaren mis mandamientos; 32 entonces visitaré con vara su rebelión, y con azotes sus iniquidades. 33 Mas no quitaré de él mi misericordia, ni falsearé mi verdad. 34 No profanaré mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios. 35 Una vez he jurado por mi santidad, no mentiré a David. 36 Su simiente será para siempre, y su trono como el sol delante de mí. 37 Como la luna será firme para siempre, y como un testigo fiel en el cielo. (Selah.) 38 ¶ Mas tú desechaste y menospreciaste a tu Ungido; y te has airado con él. 39 Rompiste el pacto de tu siervo; has profanado su corona hasta la tierra. 40 Aportillaste todos sus vallados; has quebrantado sus fortalezas. 41 Lo saquean todos los que pasaron por el camino; es oprobio a sus vecinos. 42 Has ensalzado la diestra de sus enemigos; has alegrado a todos sus adversarios. 43 Embotaste asimismo el filo de su espada, y no lo levantaste en la batalla. 44 Hiciste cesar su claridad, y echaste su trono por tierra. 45 Has acortado los días de su juventud; le has cubierto de afrenta. (Selah.) 46 ¿Hasta cuándo, oh SEÑOR? ¿Te esconderás para siempre? ¿Arderá para siempre tu ira como el fuego? 47 Acuérdate de cuán corto sea mi tiempo. ¿Por qué creaste sujetos a vanidad a todos los hijos del hombre? 48 ¿Qué hombre vivirá y no verá muerte? ¿Librarás su alma de la mano del Seol? (Selah.) 49 Señor, ¿dónde están tus antiguas misericordias? Has jurado a David por tu verdad. 50 Señor, acuérdate del oprobio de tus siervos; oprobio que llevo yo en mi seno de muchos pueblos. 51 Porque tus enemigos, oh SEÑOR, han deshonrado, porque tus enemigos han deshonrado los pasos de tu Ungido. 52 Bendito sea el SEÑOR para siempre. Amén, y Amén. 90 1 Oración de Moisés Varón de Dios. Señor, tú nos has sido refugio de generación en generación. 2 Antes que nacieran los montes y formaran la tierra y el mundo, y desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios. 3 Vuelves al hombre hasta ser quebrantado, y dices: Convertíos, hijos de Adán. 4 Porque mil años delante de tus ojos, son como el día de ayer, que pasó, y como la vela de la noche. 5 Los haces pasar como avenida de aguas; son como sueño; a la mañana está fuerte como la hierba, 6 que a la mañana florece, y crece; a la tarde es cortada, y se seca. 7 ¶ Porque con tu furor somos consumidos, y con tu ira somos conturbados. 8 Pusiste nuestras iniquidades delante de ti, nuestros yerros a la lumbre de tu rostro. 9 Porque todos nuestros días declinan a causa de tu ira; acabamos nuestros años según la palabra. 10 Los días de nuestra edad son setenta años; y de los más valientes, ochenta años, y su fortaleza es molestia y trabajo; porque es cortado presto, y volamos. 11 ¿Quién conoce la fortaleza de tu ira? Que tu ira no es menor que nuestro temor. 12 ¶ Para contar nuestros días haznos saber así, y traeremos al corazón sabiduría. 13 Vuélvete a nosotros, oh SEÑOR: ¿hasta cuándo? Y aplácate para con tus siervos. 14 Sácianos de mañana de tu misericordia; y cantaremos, y nos alegraremos todos nuestros días. 15 Alégranos conforme a los días que nos afligiste, y los años en que vimos el mal. 16 Aparezca en tus siervos tu obra, y tu gloria sobre sus hijos. 17 Y sea la hermosura del SEÑOR nuestro Dios sobre nosotros; y enderezca sobre nosotros la obra de nuestras manos, la obra de nuestras manos enderezca. 91 1 El que habita en el escondedero del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente. 2 Dirá al SEÑOR: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, me aseguraré en él. 3 Y él te librará del lazo del cazador; de la mortandad que todo asuela. 4 Con su ala te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad. 5 No tendrás temor de espanto nocturno, ni de saeta que vuele de día; 6 ni de pestilencia que ande en oscuridad, ni de mortandad que destruya al mediodía. 7 Caerán a tu lado millares, y diez millares a tu diestra; pero a ti no llegará. 8 Ciertamente con tus ojos mirarás, y verás la recompensa de los impíos. 9 ¶ Porque has puesto al SEÑOR, quien es mi esperanza; al Altísimo por tu habitación, 10 no se ordenará para ti mal, ni plaga tocará tu morada. 11 Porque a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. 12 En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra. 13 Sobre el león y el basilisco pisarás; hollarás al cachorro del león, y al dragón. 14 Por cuanto en mí ha puesto su voluntad, yo también lo libraré; lo pondré en alto, por cuanto ha conocido mi Nombre. 15 Me invocará, y yo le responderé; con él estaré yo en la angustia; lo libraré, y le glorificaré. 16 Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salud. 92 1 Salmo de Canción
para el día del Sábado.
Bueno es alabar al SEÑOR, y cantar salmos a tu Nombre, oh Altísimo; 2 anunciar por la mañana tu misericordia, y tu fidelidad en las noches, 3 en el decacordio y en el salterio, en tono suave con el arpa. 4 Por cuanto me has alegrado, oh SEÑOR, con tus obras; en las obras de tus manos me gozo. 5 ¡Cuán grandes son tus obras, oh SEÑOR! Muy profundos son tus pensamientos. 6 El hombre necio no sabe, y el loco no entiende esto: 7 ¶ Florezcan los impíos como la hierba, y reverdezcan todos los que obran iniquidad, para ser destruidos para siempre. 8 Mas tú, SEÑOR, para siempre eres Altísimo. 9 Porque he aquí tus enemigos, oh SEÑOR, porque he aquí tus enemigos perecerán; serán disipados todos los que obran maldad. 10 Y ensalzaste mi cuerno como de unicornio; fue ungido con óleo verde. 11 Y miraron mis ojos mi deseo sobre mis enemigos; oyeron mis oídos mi deseo de los que se levantaron contra mí, de los malignos. 12 El justo florecerá como la palma; crecerá como cedro en el Líbano. 13 Plantados en la Casa del SEÑOR, en los atrios de nuestro Dios florecerán. 14 Aun en la vejez fructificarán; estarán vigorosos y verdes; 15 para anunciar que el SEÑOR mi fortaleza es recto; y que no hay injusticia en él. 93 1 El SEÑOR reina, se vistió de magnificencia, se vistió el SEÑOR de fortaleza, se ciñó; afirmó también el mundo, que no se moverá. 2 Firme es tu trono desde entonces; tú eres eternalmente. 3 Alzaron los ríos, oh SEÑOR, alzaron los ríos su sonido; alzaron los ríos sus ondas. 4 Más que sonidos de muchas aguas, más que las fuertes ondas del mar, fuerte es el SEÑOR en lo alto. 5 Tus testimonios son muy firmes; tu Casa, oh SEÑOR, tiene hermosa santidad para largos días. 94 1 SEÑOR, Dios de las venganzas, Dios de las venganzas, muéstrate. 2 Ensálzate, oh Juez de la tierra; da el pago a los soberbios. 3 ¿Hasta cuándo los impíos, oh SEÑOR, hasta cuándo, se gozarán los impíos? 4 ¿Pronunciarán, hablarán cosas duras, y se vanagloriarán todos los que obran iniquidad? 5 A tu pueblo, oh SEÑOR, quebrantan, y a tu heredad afligen. 6 A la viuda y al extranjero asesinan, y a los huérfanos quitan la vida. 7 Y dijeron: No verá JAH; y No lo tendrá en cuenta el Dios de Jacob. 8 Entended, necios del pueblo; y locos, ¿cuándo seréis sabios? 9 El que plantó el oído, ¿no oirá? El que formó el ojo, ¿no verá? 10 El que castiga a los gentiles, ¿no reprenderá? ¿No sabrá el que enseña al hombre la ciencia? 11 El SEÑOR conoce los pensamientos de los hombres, que son vanidad. 12 ¶ Bienaventurado el varón a quien tú, JAH, corriges, y en tu ley lo instruyeres; 13 para hacerle descansar en los días de aflicción, entre tanto que se cava el hoyo para el impío. 14 Porque no dejará el SEÑOR su pueblo, ni desamparará a su heredad; 15 sino que el juicio será vuelto a justicia, y en pos de ella irán todos los rectos de corazón. 16 ¿Quién se levanta por mí contra los malignos? ¿Quién está por mí contra los que obran iniquidad? 17 Si no me ayudara el SEÑOR, presto morará mi alma con los muertos. 18 Cuando yo decía: Mi pie resbala; tu misericordia, oh SEÑOR, me sustentaba. 19 En la multitud de mis pensamientos dentro de mí, tus consolaciones alegraban mi alma. 20 ¿Se juntará contigo el trono de iniquidades, que hace agravio bajo forma de ley? 21 Se ponen en ejército contra la vida del justo, y condenan la sangre inocente. 22 Mas el SEÑOR me ha sido por refugio; y mi Dios por peña de mi confianza. 23 El cual hizo volver sobre ellos su iniquidad, y con su maldad los talará; los talará el SEÑOR nuestro Dios. 95 1 ¶ Venid, alegrémonos en el SEÑOR; cantemos con júbilo a la roca de nuestra salud. 2 Lleguemos ante su presencia con alabanza; cantemos a El con júbilo. 3 Porque el SEÑOR es Dios grande; y Rey grande sobre todos los dioses. 4 Porque en su mano están las profundidades de la tierra, y las alturas de los montes son suyas. 5 Suyo también el mar, pues él lo hizo; y sus manos formaron la tierra seca. 6 Venid, postrémonos y adoremos; arrodillémonos delante del SEÑOR nuestro hacedor. 7 ¶ Porque él es nuestro Dios; y nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano. Si hoy oyereis su voz, 8 no endurezcáis vuestro corazón como en Meriba, como el día de Masá en el desierto; 9 donde me tentaron vuestros padres, me probaron, y vieron mi obra. 10 Cuarenta años combatí con la nación, y dije: Pueblo es que yerra de corazón, que no han conocido mis caminos. 11 Por tanto yo juré en mi furor: No entrarán en mi reposo. 96 1 Cantad al SEÑOR canción nueva; cantad al SEÑOR, toda la tierra. 2 Cantad al SEÑOR, bendecid su Nombre; mostrad de día en día su salud. 3 Contad entre los gentiles su gloria, en todos los pueblos sus maravillas. 4 Porque grande es el SEÑOR, y digno de suprema alabanza; terrible sobre todos los dioses. 5 Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos; mas el SEÑOR hizo los cielos. 6 Alabanza y gloria delante de él; fortaleza y hermosura en su santuario. 7 Dad al SEÑOR, oh familias de los pueblos, dad al SEÑOR la gloria y la fortaleza. 8 Dad al SEÑOR la honra de su Nombre; tomad presentes, y venid a sus atrios. 9 Adorad al SEÑOR en la hermosura de la santidad; temed delante de él, toda la tierra. 10 ¶ Decid entre los gentiles: El SEÑOR tomó el reino, también compuso el mundo, no será conmovido; juzgará a los pueblos en justicia. 11 Alégrense los cielos, y gócese la tierra; brame el mar y su plenitud. 12 Regocíjese el campo, y todo lo que en él está; entonces exultarán todos los árboles del bosque, 13 delante del SEÑOR que vino; porque vino a juzgar la tierra. Juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con su verdad. 97 1 ¶ El SEÑOR reina; regocíjese la tierra, alégrense las muchas islas. 2 Nube y oscuridad alrededor de él; justicia y juicio son el asiento de su trono. 3 Fuego irá delante de él, y abrasará en derredor sus enemigos. 4 Sus relámpagos alumbraron el mundo; la tierra vio, y se angustió. 5 Los montes se derritieron como cera delante del SEÑOR, delante del Señor de toda la tierra. 6 Los cielos denunciaron su justicia, y todos los pueblos vieron su gloria. 7 Avergüéncense todos los que sirven a la escultura, los que se alaban de los ídolos; adórenlo todos los dioses. 8 ¶ Oyó Sion, y se alegró; y las hijas de Judá se gozaron por tus juicios, oh SEÑOR. 9 Porque tú, SEÑOR, eres alto sobre toda la tierra; eres muy ensalzado sobre todos los dioses. 10 Los que amáis al SEÑOR, aborreced el mal; él guarda las almas de sus misericordiosos; de mano de los impíos los libra. 11 Luz está sembrada para el justo, y alegría para los rectos de corazón. 12 Alegraos, justos, en el SEÑOR; y alabad la memoria de su santidad. 98 1 Salmo. Cantad al SEÑOR canción nueva, porque ha hecho maravillas; su diestra lo ha salvado, y el brazo de su santidad. 2 El SEÑOR ha hecho notoria su salud; en ojos de los gentiles ha descubierto su justicia. 3 Se ha acordado de su misericordia y de su verdad para con la Casa de Israel; todos los fines de la tierra han visto la salud de nuestro Dios. 4 ¶ Cantad con júbilo al SEÑOR, toda la tierra; levantad la voz, y aplaudid, y cantad alabanzas. 5 Cantad alabanzas al SEÑOR con arpa; con arpa y voz de cántico. 6 Con trompetas y sonido de shofar, jubilad delante del SEÑOR el rey. 7 Brame el mar y su plenitud; el mundo y los que habitan en él; 8 los ríos batan las manos; los montes todos hagan regocijo, 9 delante del SEÑOR; porque vino a juzgar la tierra. Juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con rectitud. 99 1 ¶ El SEÑOR reina, temblarán los pueblos; el que está sentado sobre los querubines reina, se conmoverá la tierra. 2 El SEÑOR es grande en Sion, y ensalzado sobre todos los pueblos. 3 Alaben tu Nombre, grande y tremendo y santo. 4 Y la fortaleza del Rey, que ama el juicio; tú confirmas la rectitud; tú has hecho en Jacob juicio y justicia. 5 Ensalzad al SEÑOR nuestro Dios, y adorad al estrado de sus pies santo. 6 ¶ Moisés y Aarón están entre sus sacerdotes, y Samuel entre los que invocaron su Nombre; invocaban al SEÑOR, y él les respondía. 7 En columna de fuego hablaba con ellos; guardaban sus testimonios, y el derecho que les dio. 8 SEÑOR Dios nuestro, tú les respondías; Dios, tú eras perdonador a ellos, y vengador por sus obras. 9 Ensalzad al SEÑOR nuestro Dios, y adorad al monte de su santidad; porque el SEÑOR nuestro Dios es santo. 100 1 Salmo para confesión. Cantad a Dios con júbilo, toda la tierra. 2 Servid al SEÑOR con alegría; entrad delante de él con regocijo. 3 Reconoced que el SEÑOR es el Dios: él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos. Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. 4 Entrad por sus puertas con confesión; por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su Nombre. 5 Porque el SEÑOR es bueno; para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones. 101 1 De David: Salmo. Misericordia y juicio cantaré; a ti, SEÑOR, diré salmos. 2 Entenderé en el camino de la perfección cuando vinieres a mí; en perfección de mi corazón andaré en medio de mi casa. 3 No pondré cosa de Belial delante de mis ojos; hacer traiciones aborrecí; no se allegarán a mí. 4 Corazón perverso se apartará de mí; no conoceré al malvado. 5 Al detractor de su prójimo a escondidas, a éste cortaré; al altivo de ojos, y de corazón vanidoso, a éste no puedo sufrir. 6 Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que asienten conmigo; el que anduviere en el camino de la perfección, éste me servirá. 7 No habitará en medio de mi casa el que hace engaño; el que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos. 8 Temprano cortaré a todos los impíos de la tierra; para talar de la ciudad del SEÑOR a todos los que obraren iniquidad. 102 1 Oración del pobre en espíritu,
cuando estuviere atormentado,
y delante del SEÑOR
derramare su queja.
SEÑOR, oye mi oración, y venga mi clamor a ti. 2 No escondas de mí tu rostro; en el día de mi angustia inclina a mí tu oído; el día que te invocare, apresúrate a responderme. 3 Porque mis días se han consumido como humo; y mis huesos son quemados como en hogar. 4 Mi corazón fue herido, y se secó como la hierba; por lo cual me olvidé de comer mi pan. 5 Por la voz de mi gemido mis huesos se han pegado a mi carne. 6 Soy semejante al pelícano del desierto; soy como el búho de las soledades. 7 Velo, y soy como el pájaro solitario sobre el tejado. 8 Cada día me afrentan mis enemigos; los que se enfurecen contra mí, se han conjurado contra mí. 9 Por lo cual como la ceniza a manera de pan, y mi bebida mezclo con lloro, 10 a causa de tu enojo y de tu ira; porque me alzaste, y me arrojaste. 11 Mis días son como la sombra que se va; y me he secado como la hierba. 12 ¶ Mas tú, SEÑOR, para siempre permanecerás, y tu memoria de generación y generación. 13 Tú levantándote, tendrás misericordia de Sion; porque es tiempo de tener misericordia de ella, porque el plazo es llegado. 14 Porque tus siervos amaron sus piedras, y del polvo de ella tuvieron compasión. 15 Entonces temerán los gentiles el Nombre del SEÑOR, y todos los reyes de la tierra tu gloria; 16 por cuanto el SEÑOR habrá edificado a Sion, y será visto en su gloria; 17 habrá mirado a la oración de los solitarios y menesterosos, y no habrá desechado el ruego de ellos. 18 Se escribirá esto para la generación venidera; y el pueblo que se criará, alabará a JAH. 19 Porque miró de lo alto de su santuario; el SEÑOR miró de los cielos a la tierra, 20 para oír el gemido de los presos, para soltar a los hijos de muerte; 21 para que cuenten en Sion el Nombre del SEÑOR, y su alabanza en Jerusalén, 22 cuando los pueblos se congregaren en uno, y los reinos, para servir al SEÑOR. 23El afligió mi fuerza en el camino; acortó mis días. 24 Dije: Dios mío, no me cortes en el medio de mis días; por generación de generaciones son tus años. 25 Tú fundaste la tierra antiguamente, y los cielos son obra de tus manos. 26 Ellos perecerán, y tú permanecerás; y todos ellos como un vestido se envejecerán; como una ropa de vestir los mudarás, y serán mudados; 27 mas tú eres el mismo, y tus años no se acabarán. 28 Los hijos de tus siervos habitarán, y su simiente será afirmada delante de ti. 103 1 De David. Bendice, alma mía al SEÑOR; y todas mis entrañas al Nombre de su santidad. 2 Bendice, alma mía, al SEÑOR, y no olvides ninguno de sus beneficios: 3 el que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus enfermedades, 4 el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordia; 5 el que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila. 6 ¶ El SEÑOR es el que hace justicia y derecho a todos los que padecen violencia. 7 Sus caminos notificó a Moisés, y a los hijos de Israel sus obras. 8 Misericordioso y clemente es el SEÑOR; lento para la ira, y grande en misericordia. 9 No contenderá para siempre, ni para siempre guardará el enojo. 10 No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades; ni nos ha pagado conforme a nuestras iniquidades. 11 Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le temen. 12 Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones. 13 Como el padre tiene misericordia de los hijos, tiene misericordia el SEÑOR de los que le temen. 14 Porque él conoce nuestra condición; se acuerda que somos polvo. 15 El varón, como la hierba son sus días, florece como la flor del campo, 16 que pasó el viento por ella, y pereció; y su lugar no la conoce más. 17 Mas la misericordia del SEÑOR desde el siglo y hasta el siglo sobre los que le temen, y su justicia sobre los hijos de los hijos; 18 sobre los que guardan su pacto, y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra. 19 ¶ El SEÑOR afirmó en los cielos su trono; y su reino domina sobre todos. 20 Bendecid al SEÑOR sus ángeles valientes de fuerza, que efectúan su palabra escuchando la voz de su palabra. 21 Bendecid al SEÑOR todos sus ejércitos, sus ministros, que hacen su voluntad. 22 Bendecid al SEÑOR todas sus obras en todos los lugares de su señorío. Bendice, alma mía al SEÑOR. 104 1 ¶ Bendice, alma mía, al SEÑOR. SEÑOR, Dios mío, mucho te has engrandecido; de gloria y de hermosura te has vestido. 2 El que se cubre de luz como de vestidura, que extiende los cielos como una cortina; 3 que establece sus aposentos entre las aguas; el que pone las nubes por su carroza, el que anda sobre las alas del viento; 4 el que hace a sus ángeles espíritus, sus ministros fuego flameante. 5 El fundó la tierra sobre sus basas; no se moverá por ningún siglo. 6 Con el abismo, como con vestido, la cubriste; sobre los montes estaban las aguas. 7 A tu reprensión huyeron; por el sonido de tu trueno se apresuraron; 8 salieron los montes, descendieron por los valles a este lugar que tú les fundaste. 9 Les pusiste término, el cual no traspasarán; ni volverán a cubrir la tierra. 10Tú eres el que envías las fuentes por los arroyos; van entre los montes. 11 Abrevan a todas las bestias del campo; quebrantan su sed los asnos salvajes. 12 Junto a aquellos habitan las aves de los cielos; entre las hojas dan voces. 13 El que riega los montes desde sus aposentos; del fruto de sus obras se sacia la tierra. 14 El que hace producir el heno para las bestias, y la hierba para el servicio del hombre; sacando el pan de la tierra. 15 Y el vino que alegra el corazón del hombre; haciendo relumbrar el rostro con el aceite, y el pan que sustenta el corazón del hombre. 16 Se sacian los árboles del SEÑOR, los cedros del Líbano que él plantó. 17 Para que allí aniden las aves; en las hayas tiene su casa la cigüeña. 18 Los montes altos para las cabras monteses; las peñas, madrigueras para los conejos. 19 ¶ Hizo la luna para los tiempos; el sol conoció su occidente. 20 Pones las tinieblas, y es la noche; en ella corren todas las bestias del monte. 21 Los leoncillos braman a la presa, y para buscar de Dios su comida. 22 Sale el sol, se recogen, y se echan en sus cuevas. 23 Sale el hombre a su hacienda, y a su labranza hasta la tarde. 24 ¡Cuán innumerables son tus obras, oh SEÑOR! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tu posesión. 25 Asimismo este gran mar y ancho de términos; allí hay peces sin número, animales pequeños y grandes. 26 Allí andan navíos; allí este leviatán que hiciste para que jugara en él. 27 Todos ellos esperan a ti, para que les des su comida a su tiempo. 28 Les das, recogen; abres tu mano, se sacian de bien. 29 Escondes tu rostro, se turban; les quitas el espíritu, dejan de ser, y se tornan en su polvo. 30 Envías tu espíritu, se crean; y renuevas la faz de la tierra. 31 ¶ Sea la gloria al SEÑOR para siempre; alégrese SEÑOR en sus obras; 32 el cual mira a la tierra, y ella tiembla; toca en los montes, y humean. 33 Al SEÑOR cantaré en mi vida; a mi Dios diré salmos mientras viviere. 34 Me será suave hablar de él; yo me alegraré en el SEÑOR. 35 Sean consumidos de la tierra los pecadores, y los impíos dejen de ser. Bendice, alma mía, al SEÑOR. Alelu-JAH (Alabemos al SEÑOR). 105 1 ¶ Alabad al SEÑOR, invocad su Nombre; haced notorias sus obras en los pueblos. 2 Cantadle, decid salmos a él; hablad de todas sus maravillas. 3 Gloriaos en su Nombre santo; alégrese el corazón de los que buscan al SEÑOR. 4 Buscad al SEÑOR, y su fortaleza; buscad su rostro siempre. 5 Acordaos de sus maravillas que hizo, de sus prodigios y de los juicios de su boca, 6 oh vosotros, simiente de Abraham su siervo, hijos de Jacob, sus escogidos. 7 El es el SEÑOR nuestro Dios; en toda la tierra son sus juicios. 8 ¶ Se acordó para siempre de su alianza; de la palabra que mandó para mil generaciones, 9 la cual concertó con Abraham; y de su juramento a Isaac. 10 Y la estableció a Jacob por decreto, a Israel por pacto eterno, 11 diciendo: A ti te daré la tierra de Canaán por cordel de vuestra heredad. 12 Esto siendo ellos pocos hombres en número, y extranjeros en ella. 13 Y anduvieron de gente en gente, de un reino a otro pueblo. 14 No consintió que hombre los agraviara; y por causa de ellos castigó los reyes. 15 Diciendo: No toquéis a mis ungidos, ni hagáis mal a mis profetas. 16 Y llamó al hambre sobre la tierra, y quebrantó toda fuerza de pan. 17 Envió un varón delante de ellos, a José, que fue vendido por siervo. 18 Afligieron sus pies con grillos; en hierro fue puesta su alma. 19 Hasta la hora que llegó su palabra, el dicho del SEÑOR le purificó. 20 Envió el rey, y le soltó; el señor de los pueblos, y le desató. 21 Lo puso por señor de su casa, y por enseñoreador en toda su posesión; 22 para echar presos sus príncipes como él quisiera, y enseñó sabiduría a sus ancianos. 23 Después entró Israel en Egipto, y Jacob fue extranjero en la tierra de Cam. 24 Y multiplicó su pueblo en gran manera, y lo hizo más fuerte que sus enemigos. 25 ¶ Volvió el corazón de ellos para que aborrecieran a su pueblo, para que pensaran mal contra sus siervos. 26 Envió a su siervo Moisés, y a Aarón al cual escogió. 27 Puso en ellos las palabras de sus señales, y sus prodigios en la tierra de Cam. 28 Echó tinieblas, e hizo oscuridad; y no fueron rebeldes a su palabra. 29 Volvió sus aguas en sangre, y mató sus peces. 30 Engendró ranas su tierra, ranas en las camas de sus mismos reyes. 31 Dijo, y vinieron enjambres de moscas, y piojos en todo su término. 32 Volvió sus lluvias en granizo; en fuego de llamas en su tierra. 33 E hirió sus viñas y sus higueras, y quebró los árboles de su término. 34 Dijo, y vinieron langostas, y pulgón sin número; 35 y comieron toda la hierba de su tierra, y comieron el fruto de su tierra. 36 Hirió además a todos los primogénitos en su tierra, el principio de toda su fuerza. 37 Y los sacó con plata y oro; y no hubo en sus tribus enfermo. 38 Egipto se alegró en su salida; porque había caído sobre ellos su terror. 39 Extendió una nube por cubierta, y fuego para alumbrar la noche. 40 Pidieron, e hizo venir codornices; y de pan del cielo los sació. 41 Abrió la peña, y corrieron aguas; fluyeron por los secadales un río. 42 Porque se acordó de su santa palabra con Abraham su siervo. 43 Y sacó a su pueblo con gozo; con júbilo a sus escogidos. 44 Y les dio las tierras de los gentiles; y las labores de las naciones heredaron, 45 para que guardaran sus estatutos, y observaran sus leyes. Alelu-JAH. 106 1 ¶ Alelu-JAH. Alabad al SEÑOR, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia. 2 ¿Quién expresará las valentías del SEÑOR? ¿Quién contará sus alabanzas? 3 Dichosos los que guardan juicio, los que hacen justicia en todo tiempo. 4 Acuérdate de mí, oh SEÑOR, en la buena voluntad para con tu pueblo; visítame con tu salud; 5 para que yo vea el bien de tus escogidos, para que me goce en la alegría de tu nación, y me gloríe con tu heredad. 6 ¶ Pecamos con nuestros padres, pervertimos, hicimos impiedad. 7 Nuestros padres en Egipto no entendieron tus maravillas; no se acordaron de la muchedumbre de tus misericordias; sino que se rebelaron junto al mar, en el mar Bermejo. 8 Los salvó por su Nombre, para hacer notoria su fortaleza. 9 Y reprendió al mar Bermejo, y lo secó; y les hizo ir por el abismo, como por un desierto. 10 Y los salvó de mano del enemigo, y los rescató de mano del adversario. 11 Y cubrieron las aguas a sus enemigos; no quedó uno de ellos. 12 Entonces creyeron a sus palabras, y cantaron su alabanza. 13 ¶ Se apresuraron, se olvidaron de sus obras; no esperaron en su consejo. 14 Se entregaron a un deseo desordenado en el desierto; y tentaron a Dios en la soledad. 15 Y él les dio lo que pidieron; mas envió flaqueza en sus almas. 16 Tomaron después celo contra Moisés en el campamento, y contra Aarón el santo del SEÑOR. 17 Se abrió la tierra, y tragó a Datán, y cubrió la compañía de Abiram. 18 Y se encendió el fuego en su compañía; la llama quemó los impíos. 19 Hicieron el becerro en Horeb, y adoraron a un vaciadizo. 20 Así trocaron su gloria por la imagen de un buey que come hierba. 21 Olvidaron al Dios de su salud, que había hecho grandezas en Egipto; 22 maravillas en la tierra de Cam, temerosas cosas sobre el mar Bermejo. 23 Y trató de destruirlos, a no haberse puesto Moisés su escogido al portillo delante de él, a fin de apartar su ira, para que no los destruyera. 24 Y aborrecieron la tierra deseable; no creyeron a su palabra; 25 antes murmuraron en sus tiendas, y no oyeron la voz del SEÑOR. 26 Por lo que alzó su mano a ellos, para postrarlos en el desierto, 27 y humillar su simiente entre los gentiles, y esparcirlos por las tierras. 28 Se allegaron asimismo a Baal-peor, y comieron los sacrificios por los muertos. 29 Y ensañaron a Dios con sus obras, y aumentó la mortandad en ellos. 30 Entonces se puso Finees, y juzgó; y se detuvo la mortandad. 31 Y le fue contado a justicia de generación en generación para siempre. 32 También le irritaron en las aguas de Meriba; e hizo mal a Moisés por causa de ellos; 33 porque hicieron rebelar a su espíritu, como lo expresó con sus labios. 34 ¶ No destruyeron los pueblos que el SEÑOR les dijo; 35 antes se mezclaron con los gentiles, y aprendieron sus obras. 36 Y sirvieron a sus ídolos; los cuales les fueron por ruina. 37 Y sacrificaron sus hijos y sus hijas a los diablos; 38 y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, que sacrificaron a los ídolos de Canaán; y la tierra fue contaminada con sangre. 39 Se contaminaron así con sus propias obras, y fornicaron con sus hechos. 40 Se encendió por tanto el furor del SEÑOR sobre su pueblo, y abominó su heredad: 41 Y los entregó en poder de los gentiles, y se enseñorearon de ellos los que los aborrecían. 42 Y sus enemigos los oprimieron, y fueron quebrantados debajo de su mano. 43 Muchas veces los libró; mas ellos se rebelaron a su consejo, y fueron humillados por su iniquidad. 44 El con todo, miraba cuando estaban en angustia, y oía su clamor; 45 y se acordaba de su pacto con ellos, y se arrepentía conforme a la muchedumbre de sus misericordias. 46 Hizo asimismo que tuvieran de ellos misericordia todos los que los tenían cautivos. 47 Sálvanos, SEÑOR Dios nuestro, y júntanos de entre los gentiles, para que loemos tu santo Nombre, para que nos gloriemos de tus alabanzas. 48 Bendito el SEÑOR Dios de Israel, desde el siglo y hasta el siglo; y diga todo el pueblo, Amén. Alelu-JAH. 107 1 ¶ Alabad al SEÑOR, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia. 2 Díganlo los redimidos del SEÑOR, los que ha redimido del poder del enemigo, 3 y los ha congregado de las tierras, del oriente y del occidente, del aquilón y del mar. 4 Anduvieron perdidos por el desierto, por la soledad sin camino, sin hallar ciudad en dónde vivir. 5 Hambrientos y sedientos, su alma desfallecía en ellos. 6 Y clamaron al SEÑOR en su angustia, los libró de sus aflicciones. 7 Los dirigió por camino derecho, para que vinieran a ciudad de habitación. 8 Alaben al SEÑOR por su misericordia; y sus maravillas para con los hijos de Adán. 9 Porque sació al alma menesterosa, y llenó de bien al alma hambrienta. 10 ¶ Los que moraban en tinieblas y sombra de muerte aprisionados, en aflicción y en hierros, 11 por cuanto fueron rebeldes a las palabras del SEÑOR, y aborrecieron el consejo del Altísimo. 12 Por eso quebrantó él con trabajo sus corazones, cayeron y no hubo quién los ayudara. 13 Luego que clamaron al SEÑOR en su angustia, los libró de sus aflicciones. 14 Los sacó de las tinieblas, y de la sombra de muerte; y rompió sus prisiones. 15 Alaben al SEÑOR por su misericordia, y sus maravillas para con los hijos de Adán. 16 Porque quebrantó las puertas de bronce, y desmenuzó los cerrojos de hierro. 17Los locos, a causa del camino de su rebelión; y a causa de sus iniquidades fueron afligidos, 18 su alma abominó toda vianda; y llegaron hasta las puertas de la muerte. 19 Mas clamaron al SEÑOR en su angustia; y los salvó de sus aflicciones. 20 Envió su palabra, y los curó, y los libró de sus sepulturas. 21 Alaben al SEÑOR por su misericordia, y sus maravillas para con los hijos de Adán. 22 Y ofrezcan sacrificios de alabanza, y publiquen sus obras con júbilo. 23 ¶ Los que descienden al mar en navíos, y hacen obra en las muchas aguas, 24 ellos han visto las obras del SEÑOR, y sus maravillas en el mar profundo. 25 El dijo, e hizo saltar el viento de la tempestad, que levanta sus ondas; 26 suben a los cielos, descienden a los abismos; sus almas se derriten con el mal. 27 Tiemblan, y titubean como borrachos, y toda su ciencia es perdida; 28 claman al SEÑOR en su angustia, y los libra de sus aflicciones. 29 Hace parar la tempestad en sosiego, y sus ondas cesan. 30 Se alegran luego porque se reposaron; y él los guía al término de su voluntad. 31 Alaben al SEÑOR por su misericordia, y sus maravillas para con los hijos de Adán. 32 Y ensálcenlo en la congregación del pueblo; y en la reunión de ancianos lo alaben. 33El puso los ríos en desierto, y los manaderos de las aguas en sed; 34 la tierra fructífera en salados; por la maldad de los que la habitan. 35 Vuelve el desierto en estanques de aguas, y la tierra desierta en manaderos de agua. 36 Y aposenta allí hambrientos, y aderezan allí ciudad para habitación; 37 y siembran campos, y plantan viñas; y rinden fruto de aumento. 38 Y los bendice, y se multiplican en gran manera; y no disminuye sus bestias. 39 Y después son menoscabados, y abatidos de tiranía; de males y congojas. 40 El derrama menosprecio sobre los príncipes, y les hace andar errados, vagabundos, sin camino. 41 Y levanta al pobre de la pobreza, y vuelve las familias como ovejas. 42 Vean los rectos, y alégrense; y toda maldad cierre su boca. 43 ¿Quién es sabio y guardará estas cosas, y entenderá las misericordias del SEÑOR? 108 1 Canción de Salmo: de David. Mi corazón está firme, oh Dios; cantaré y diré salmos; ésta es mi gloria. 2 Despiértate, salterio y arpa; despertaré al alba. 3 Te alabaré, oh SEÑOR, entre los pueblos; a ti cantaré salmos entre las naciones. 4 Porque grande más que los cielos es tu misericordia, y hasta los cielos tu verdad. 5 Ensálzate sobre los cielos, oh Dios; sobre toda la tierra sea ensalzada tu gloria. 6 ¶ Para que sean librados tus amados; salva con tu diestra, y respóndeme. 7 Dios juró por su santuario, me alegraré; repartiré a Siquem, y mediré el valle de Sucot. 8 Mío será Galaad, mío será Manasés; y Efraín será la fortaleza de mi cabeza; Judá será mi legislador; 9 Moab, la vasija de mi lavatorio; sobre Edom echaré mi calzado; sobre Filistea triunfaré con júbilo. 10 ¿Quién me guiará a la ciudad fortalecida? ¿Quién me guiará hasta Idumea? 11 Ciertamente tú, oh Dios, que nos habías desechado; y no salías, oh Dios, con nuestros ejércitos. 12 Danos socorro en la angustia; porque mentirosa es la salvación del hombre. 13 En Dios haremos proezas; y él hollará de nuevo a nuestros enemigos. 109 1 Al Vencedor: de David: Salmo. Oh Dios de mi alabanza, no calles; 2 porque boca de impío y boca de engañador se han abierto sobre mí; han hablado de mí con lengua mentirosa, 3 y con palabras de odio me rodearon; y pelearon contra mí sin causa. 4 En pago de mi amor me han sido adversarios; mas yo oraba. 5 Y pusieron contra mí mal por bien, y odio por mi amor. 6 ¶ Pon sobre él al impío; y Satanás esté a su diestra. 7 Cuando fuere juzgado, salga impío; y su oración sea para pecado. 8 Sean sus días pocos; tome otro su oficio. 9 Sean sus hijos huérfanos, y su mujer viuda. 10 Y anden sus hijos vagabundos, y mendiguen; y procuren de sus desiertos. 11 Enrede el acreedor todo lo que tiene, y extraños saqueen su trabajo. 12 No tenga quien le haga misericordia; ni haya quien tenga compasión de sus huérfanos. 13 Su posteridad sea talada; en segunda generación sea raído su nombre. 14 Venga en memoria cerca del SEÑOR la iniquidad de sus padres, y el pecado de su madre no sea borrado. 15 Estén siempre delante del SEÑOR, y él corte de la tierra su memoria. 16 Por cuanto no se acordó de hacer misericordia, y persiguió al varón pobre en espíritu, y menesteroso, y quebrantado de corazón, para matarlo. 17 Y amó la maldición, y ésta le sobrevino; y no quiso la bendición, y ella se alejó de él. 18 Y se vistió de maldición como de su vestido, y entró como agua en sus entrañas, y como aceite en sus huesos. 19 Séale como vestido con que se cubra, y en lugar del cinto con que se ciña siempre. 20 Este sea el pago de parte del SEÑOR de los que me calumnian, y de los que hablan mal contra mi alma. 21 ¶ Y tú, oh DIOS el Señor, haz conmigo por amor de tu Nombre: Líbrame, porque tu misericordia es buena. 22 Porque yo soy pobre y necesitado; y mi corazón está herido dentro de mí. 23 Como la sombra cuando declina me voy; soy arrebatado del viento como langosta. 24 Mis rodillas están debilitadas a causa del ayuno, y mi carne desfallecida por falta de gordura. 25 Yo he sido para ellos objeto de oprobio; me miraban, y meneaban su cabeza. 26 Ayúdame, SEÑOR Dios mío; sálvame conforme a tu misericordia. 27 Y entiendan que ésta es tu mano; que tú, el SEÑOR, has hecho esto. 28 Maldigan ellos, y bendice tú; levántense, mas sean avergonzados; y tu siervo sea alegrado. 29 Sean vestidos de vergüenza los que me calumnian; y sean cubiertos de su confusión como con un manto. 30 Yo alabaré al SEÑOR en gran manera con mi boca, y le loaré en medio de muchos. 31 Porque él se pondrá a la diestra del pobre en espíritu, para librar su alma de los que le juzgan. 110 1 Salmo de David. El SEÑOR dijo a mi Señor; siéntate a mi diestra, entretanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies. 2 La vara de tu fortaleza enviará el SEÑOR desde Sion; domina en medio de tus enemigos. 3 Tu pueblo será voluntario en el día de tu poder, en la hermosura de la santidad; como el rocío que cae de la matriz del alba, así te nacerán los tuyos. 4 Juró el SEÑOR, y no se arrepentirá. Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec. 5 ¶ El Señor a tu diestra herirá a los reyes en el día de su furor: 6 Juzgará en los gentiles, los llenará de cuerpos muertos; herirá la cabeza sobre mucha tierra. 7 Del arroyo beberá en el camino; por lo cual levantará su cabeza. 111 1 Alelu-JAH. Alef Alabaré al SEÑOR con todo el corazón, Bet en la compañía y en la congregación de los rectos. 2 Guímel Grandes son las obras del SEÑOR; Dálet buscadas de todos los que las quieren. 3 He Honra y hermosura es su obra; Vau y su justicia permanece para siempre. 4 Zain Hizo memorables sus maravillas, Chet clemente y misericordioso es el SEÑOR. 5 Tet Dio mantenimiento a los que le temen; Yod para siempre se acordará de su pacto. 6Caf La fortaleza de sus obras anunció a su pueblo, Lámed dándoles la heredad de los gentiles. 7 Mem Las obras de sus manos son verdad y juicio, Nun fieles son todos sus mandamientos; 8 Sámec Son firmes de siglo a siglo, Ayin hechos en verdad y en rectitud. 9 Pe Redención ha enviado a su pueblo, Tsade encargó para siempre su pacto, Cof santo y reverendo es su Nombre. 10 Resh El principio de la sabiduría es el temor del SEÑOR, Sin buen entendimiento tienen todos los que ponen por obra su voluntad; Tau su loor permanece para siempre. 112 1 Alelu-JAH. Alef Bienaventurado el varón que teme al SEÑOR, Bet y en sus mandamientos se deleita en gran manera. 2 Guímel Su simiente será valiente en la tierra; Dálet la generación de los rectos será bendita. 3 He Hacienda y riquezas habrá en su casa; Vau y su justicia permanece para siempre. 4 Zain Resplandeció en las tinieblas luz a los rectos; Chet clemente, y misericordioso, y justo. 5 Tet El buen varón tiene misericordia y presta, Yod gobierna sus cosas con juicio. 6Caf Por lo cual no resbalará para siempre, Lámed en memoria eterna será el justo. 7 Mem De mala fama no tendrá temor, Nun su corazón está firme, confiado en el SEÑOR. 8 Sámec Asentado está su corazón, no temerá, Ayin hasta que vea en sus enemigos su deseo. 9 Pe Esparce, da a los pobres, Tsade su justicia permanece para siempre; Cof su cuerno será ensalzado en gloria. 10 Resh Lo verá el impío, y se despechará; Sin crujirá los dientes, y se carcomerá; Tau el deseo de los impíos perecerá. 113 1 Alelu-JAH. Alabad, siervos del SEÑOR, alabad el Nombre del SEÑOR. 2 Sea el Nombre del SEÑOR bendito, desde ahora y para siempre. 3 Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone, sea alabado el Nombre del SEÑOR. 4 Alto sobre todos los gentiles es el SEÑOR; sobre los cielos es su gloria. 5 ¿Quién como el SEÑOR nuestro Dios? El que enaltece su habitación; 6 que se abaje para ver en el cielo, y en la tierra; 7 que levanta del polvo al pobre, y al menesteroso alza del estiércol; 8 para hacerlo sentar con los príncipes, con los príncipes de su pueblo; 9 que hace habitar en familia a la estéril, para que sea madre de hijos alegre. Alelu-JAH. 114 1 Saliendo Israel de Egipto, la casa de Jacob del pueblo de lenguaje bárbaro, 2 Judá fue por su santidad, Israel su señorío. 3 El mar lo vio, y huyó; el Jordán se volvió atrás. 4 Los montes saltaron como carneros, los collados como corderitos. 5 ¿Qué tuviste, oh mar, que huiste? ¿Y tú, oh Jordán, que te volviste atrás? 6 Oh montes, ¿por qué saltasteis como carneros, y vosotros, collados, como corderitos? 7 A la presencia del Señor tiembla la tierra, a la presencia del Dios de Jacob; 8 el cual tornó la peña en estanque de aguas, y en fuente de aguas la roca. 115 1 ¶ No a nosotros, oh SEÑOR, no a nosotros, sino a tu Nombre da gloria; por tu misericordia, por tu verdad. 2 Por qué dirán los gentiles: ¿Dónde está ahora su Dios? 3 Y nuestro Dios está en los cielos, todo lo que quiso ha hecho. 4 Los ídolos de ellos son plata y oro, obra de manos de hombres. 5 Tienen boca, mas no hablarán; tienen ojos, mas no verán; 6 orejas tienen, mas no oirán; tienen narices, mas no olerán; 7 manos tienen, mas no palparán; tienen pies, mas no andarán; no hablarán con su garganta. 8 Como ellos sean los que los hacen; cualquiera que en ellos confía. 9 ¶ Oh Israel, confía en el SEÑOR; él es su ayuda y su escudo. 10 Casa de Aarón, confiad en el SEÑOR; él es su ayuda y su escudo. 11 Los que teméis al SEÑOR, confiad en el SEÑOR; él es su ayuda y su escudo. 12 El SEÑOR se acordó de nosotros; bendecirá sobremanera a la casa de Israel; bendecirá a la casa de Aarón. 13 Bendecirá a los que temen al SEÑOR; a chicos y a grandes. 14 Acrecentará el SEÑOR bendición sobre vosotros; sobre vosotros y sobre vuestros hijos. 15 Benditos vosotros del SEÑOR, que hizo los cielos y la tierra. 16 Los cielos son los cielos del SEÑOR; y ha dado la tierra a los hijos de Adán. 17 No alabarán los muertos a JAH, ni todos los que descienden al silencio; 18 mas nosotros bendeciremos a JAH, desde ahora y para siempre. Alelu-JAH. 116 1 ¶ Amo al SEÑOR, porque ha oído mi voz y mis súplicas. 2 Porque ha inclinado a mí su oído, le invocaré en todos mis días. 3 Me rodearon los dolores de la muerte, me encontraron las angustias del Seol; angustia y dolor había yo hallado. 4 Entonces invoqué el Nombre del SEÑOR, diciendo: Libra ahora, oh SEÑOR, mi alma. 5 Clemente es el SEÑOR y justo; , misericordioso es nuestro Dios. 6 El SEÑOR guarda a los simples; estaba debilitado, y me salvó. 7 Vuelve, oh alma mía, a tu reposo; porque el SEÑOR te ha hecho bien. 8 Porque has librado mi alma de la muerte, mis ojos de lágrimas, y mis pies de resbalar. 9 Andaré delante del SEÑOR en la tierra de los vivientes. 10 ¶ Creí; por tanto hablé, y fui afligido en gran manera. 11 Y dije en mi apresuramiento: Todo hombre es mentiroso. 12 ¿Qué pagaré al SEÑOR por todos sus beneficios para conmigo? 13 Tomaré la copa de la salud, e invocaré el Nombre del SEÑOR. 14 Ahora pagaré mis votos al SEÑOR delante de todo su pueblo. 15 Estimada es en los ojos del SEÑOR la muerte de sus misericordiosos. 16 Así es oh SEÑOR, porque yo soy tu siervo, yo soy tu siervo, hijo de tu sierva; rompiste mis prisiones. 17 Te ofreceré sacrificio de alabanza, e invocaré el Nombre del SEÑOR. 18 Ahora pagaré mis votos al SEÑOR delante de todo su pueblo; 19 en los atrios de la Casa del SEÑOR, en medio de ti, oh Jerusalén. Alelu-JAH. 117 1 ¶ Alabad al SEÑOR todos los gentiles; alabadle todos los pueblos. 2 Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia; y la verdad del SEÑOR es para siempre. Alelu-JAH. 118 1 Alabad al SEÑOR, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia. 2 Diga ahora Israel: Que para siempre es su misericordia. 3 Diga ahora la casa de Aarón: Que para siempre es su misericordia. 4 Digan ahora los que temen al SEÑOR: Que eterna es su misericordia. 5 Desde la angustia invoqué a JAH; y me respondió JAH, poniéndome en anchura. 6 El SEÑOR está por mí; no temeré lo que me pueda hacer el hombre. 7 El SEÑOR está por mí entre los que me ayudan; por tanto yo veré mi deseo en los que me aborrecen. 8 Mejor es esperar en el SEÑOR que esperar en hombre. 9 Mejor es esperar en el SEÑOR que esperar en príncipes. 10 Todas las naciones me cercaron; en el nombre del SEÑOR, que yo los talaré. 11 Me cercaron y me asediaron; en el nombre del SEÑOR, que yo los talaré. 12 Me cercaron como abejas, fueron apagados como fuegos de espinos; en el nombre del SEÑOR, que yo los talaré. 13 Me empujaste con violencia para que cayera; pero el SEÑOR me ayudó. 14 Mi fortaleza y mi canción es JAH, y él me ha sido por salud. 15 Voz de júbilo y de salud hay en las tiendas de los justos, la diestra del SEÑOR hace valentías. 16 La diestra del SEÑOR es sublime, la diestra del SEÑOR hace valentías. 17 No moriré, sino que viviré, y contaré las obras de JAH. 18 Me castigó gravemente JAH, mas no me entregó a la muerte. 19 ¶ Abridme las puertas de la justicia, entraré por ellas, alabaré a JAH. 20 Esta puerta es del SEÑOR, por ella entrarán los justos. 21 Te alabaré porque me has oído, y me fuiste por salud. 22 La piedra que desecharon los edificadores, ha venido a ser cabeza del ángulo. 23 De parte del SEÑOR es esto, es maravilla en nuestros ojos. 24 Este es el día que hizo el SEÑOR, nos gozaremos y alegraremos en él. 25 Oh SEÑOR, salva ahora, te ruego; oh SEÑOR, te ruego nos hagas prosperar ahora. 26 Bendito el que viene en el Nombre del SEÑOR, desde la Casa del SEÑOR os bendecimos. 27 Dios es el SEÑOR que nos ha resplandecido, atad el sacrificio con cuerdas a los cuernos del altar. 28 Mi Dios eres tú, y a ti alabaré; Dios mío, a ti ensalzaré. 29 Alabad al SEÑOR, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia. 119 1 ALEF Bienaventurados los perfectos de camino; los que andan en la ley del SEÑOR. 2 Bienaventurados los que guardan sus testimonios, y con todo el corazón le buscan. 3 Pues los que no hacen iniquidad, andan en sus caminos. 4 Tú encargaste tus mandamientos, que sean muy guardados. 5 ¡Deseo que fueran ordenados mis caminos a guardar tus estatutos! 6 Entonces no sería yo avergonzado, cuando mirara en todos tus mandamientos. 7 Te alabaré con rectitud de corazón, cuando aprendiere los juicios de tu justicia. 8 Tus estatutos guardaré, no me dejes enteramente. 9 ¶ BET ¿Con qué limpiará el joven su camino? Cuando guardare tu palabra. 10 Con todo mi corazón te he buscado, no me dejes errar de tus mandamientos. 11 En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti. 12 Bendito tú, oh SEÑOR, enséñame tus estatutos. 13 Con mis labios he contado todos los juicios de tu boca. 14 En el camino de tus testimonios me he gozado, como sobre toda riqueza. 15 En tus mandamientos meditaré, y consideraré tus caminos. 16 En tus estatutos me recrearé, no me olvidaré de tus palabras. 17 ¶ GUIMEL Haz este bien a tu siervo que viva, y guarde tu palabra. 18 Destapa mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley. 19 Advenedizo soy yo en la tierra, no encubras de mí tus mandamientos. 20 Quebrantada está mi alma de desear tus juicios todo el tiempo. 21 Reprendiste a los soberbios, malditos los que yerran de tus mandamientos. 22 Aparta de mí, oprobio y menosprecio; porque tus testimonios he guardado. 23 Príncipes también se sentaron y hablaron contra mí, hablando tu siervo según tus estatutos. 24 Pues tus testimonios son mis deleites, y mis consejeros. 25 ¶ DALET Se apegó con el polvo mi alma, vivifícame según tu palabra. 26 Mis caminos te conté, y me has respondido; enséñame tus estatutos. 27 Hazme entender el camino de tus mandamientos, y meditaré de tus maravillas. 28 Se deshace mi alma de ansiedad, confírmame según tu palabra. 29 Aparta de mí, camino de mentira; y de tu ley hazme misericordia. 30 Escogí el camino de la verdad; he puesto tus juicios delante de mí. 31 Me he allegado a tus testimonios; oh SEÑOR, no me avergüences. 32 Por el camino de tus mandamientos correré, cuando ensanchares mi corazón. 33 ¶ HE Enséñame, oh SEÑOR, el camino de tus estatutos, y lo guardaré hasta el fin. 34 Dame entendimiento, y guardaré tu ley; y la cumpliré de todo corazón. 35 Guíame por la senda de tus mandamientos, porque en ella tengo mi voluntad. 36 Inclina mi corazón a tus testimonios, y no a la avaricia. 37 Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; avívame en tu camino. 38 Confirma tu palabra a tu siervo, que te teme. 39 Quita de mí el oprobio que he temido, porque buenos son tus juicios. 40 He aquí yo he codiciado tus mandamientos, vivifícame en tu justicia. 41 ¶ VAU Y venga a mí tu misericordia, oh SEÑOR; tu salvación, conforme a tu dicho. 42 Y daré por respuesta a mi avergonzador, que en tu palabra he confiado. 43 Y no quites de mi boca en ningún tiempo la palabra de verdad; porque a tu juicio espero. 44 Y guardaré tu ley siempre, de siglo a siglo. 45 Y andaré en libertad, porque busqué tus mandamientos. 46 Y hablaré de tus testimonios delante de los reyes, y no me avergonzaré. 47 Y me deleitaré en tus mandamientos, que he amado. 48 Alzaré asimismo mis manos a tus mandamientos que amé; y meditaré en tus estatutos. 49 ¶ ZAIN Acuérdate de la palabra dada a tu siervo, en la cual me has hecho esperar. 50 Esta es mi consolación en mi aflicción, porque tu dicho me vivificó. 51 Los soberbios se burlaron mucho de mí, mas no me he apartado de tu ley. 52 Me acordé, oh SEÑOR, de tus juicios antiguos, y me consolé. 53 Horror se apoderó de mí, a causa de los impíos que dejan tu ley. 54 Canciones me son tus estatutos en la casa de mis peregrinaciones. 55 Me acordé en la noche de tu Nombre, oh SEÑOR, y guardé tu ley. 56 Esto tuve, porque guardaba tus mandamientos. 57 ¶ CHET Mi porción, oh SEÑOR, dije, será guardar tus palabras. 58 Tu presencia supliqué de todo corazón, ten misericordia de mí según tu palabra. 59 Consideré mis caminos, y torné mis pies a tus testimonios. 60 Me apresuré, y no me retardé en guardar tus mandamientos. 61 Compañía de impíos me han robado, mas no me he olvidado de tu ley. 62 A medianoche me levantaré a alabarte sobre los juicios de tu justicia. 63 Compañero soy yo a todos los que te temieren, y guardaren tus mandamientos. 64 De tu misericordia, oh SEÑOR, está llena la tierra; tus estatutos me enseñan. 65 ¶ TET Bien has hecho con tu siervo, oh SEÑOR, conforme a tu palabra. 66 Bondad de sentido y sabiduría me enseña; porque tus mandamientos he creído. 67 Antes que fuera humillado, yo erraba; mas ahora tu dicho guardo. 68 Bueno eres tú, y bienhechor; enséñame tus estatutos. 69 Sobre mí fabricaron mentira los soberbios, mas yo guardaré de todo corazón tus mandamientos. 70 Se engrosó el corazón de ellos como sebo; mas yo en tu ley me he deleitado. 71 Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos. 72 Mejor me es la ley de tu boca, que millares de oro y plata. 73 ¶ YOD Tus manos me hicieron y me formaron; hazme entender, y aprenderé tus mandamientos. 74 Los que te temen, me verán, y se alegrarán; porque en tu palabra he esperado. 75 Conozco, oh SEÑOR, que tus juicios son la misma justicia, y que en fidelidad me afligiste. 76 Sea ahora tu misericordia para consolarme, conforme a lo que has dicho a tu siervo. 77 Vengan a mí tus misericordias, y viva; porque tu ley es mi deleite. 78 Sean avergonzados los soberbios, porque sin causa me han calumniado; pero yo, meditaré en tus mandamientos. 79 Tórnense a mí los que te temen y conocen tus testimonios. 80 Sea mi corazón perfecto en tus estatutos; para que no sea yo avergonzado. 81 ¶ CAF Desfalleció de deseo mi alma por tu salvación, esperando a tu palabra. 82 Desfallecieron mis ojos por tu dicho, diciendo: ¿Cuándo me consolarás? 83 Porque estoy como el odre al humo; mas no he olvidado tus estatutos. 84 ¿Cuántos son los días de tu siervo? ¿Cuándo harás juicio contra los que me persiguen? 85 Los soberbios me han cavado hoyos; mas no obran según tu ley. 86 Todos tus mandamientos son la misma verdad; sin causa me persiguen; ayúdame. 87 Casi me han consumido por tierra; mas yo no he dejado tus mandamientos. 88 Conforme a tu misericordia vivifícame, y guardaré los testimonios de tu boca. 89 ¶ LAMED Para siempre, oh SEÑOR, permanece tu palabra en los cielos. 90 Por generación y generación es tu verdad; afirmaste la tierra, y persevera. 91 Por tu ordenación perseveran hasta hoy; porque todas ellas son tus siervos. 92 Si tu ley no hubiera sido mi delicia, ya hubiera perecido en mi aflicción. 93 Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos; porque con ellos me has vivificado. 94 Tuyo soy yo, guárdame; porque he buscado tus mandamientos. 95 Los impíos me han aguardado para destruirme; mas yo entenderé en tus testimonios. 96 A toda perfección he visto fin; amplio sobremanera es tu mandamiento. 97 ¶ MEM ¡Cuánto he amado tu ley! Todo el día es ella mi meditación. 98 Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos; porque me son eternos. 99 Más que todos mis enseñadores he entendido; porque tus testimonios han sido mi meditación. 100 He entendido más que los ancianos, porque he guardado tus mandamientos. 101 De todo mal camino detuve mis pies, para guardar tu palabra. 102 De tus juicios no me aparté; porque tú me enseñaste. 103 ¡Cuán dulces han sido a mi paladar tus dichos! Más que la miel a mi boca. 104 De tus mandamientos he adquirido entendimiento; por tanto he aborrecido todo camino de mentira. 105 ¶ NUN Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbre a mi camino. 106 Juré y ratifiqué el guardar los juicios de tu justicia. 107 Afligido estoy en gran manera; oh SEÑOR, vivifícame conforme a tu palabra. 108 Te ruego, oh SEÑOR, que te sean agradables los sacrificios voluntarios de mi boca; y enséñame tus juicios. 109 De continuo está mi alma en mi mano; mas no me he olvidado de tu ley. 110 Me pusieron lazo los impíos; pero yo no me desvié de tus mandamientos. 111 Por heredad he tomado tus testimonios para siempre; porque son el gozo de mi corazón. 112 Mi corazón incliné a poner por obra tus estatutos de continuo, hasta el fin. 113 ¶ SAMEC Los pensamientos vanos aborrezco; y tu ley he amado. 114 Mi escondedero y mi escudo eres tú; a tu palabra he esperado. 115 Apartaos de mí los malignos, porque guardaré los mandamientos de mi Dios. 116 Susténtame conforme a tu palabra, y viviré; y no me frustres de mi esperanza. 117 Sostenme, y seré salvo; y me deleitaré siempre en tus estatutos. 118 Atropellaste a todos los que yerran de tus estatutos; porque su engaño es mentira. 119 Como escorias hiciste deshacer a todos los impíos de la tierra; por tanto yo he amado tus testimonios. 120 Mi carne se ha estremecido por temor de ti; y de tus juicios tengo miedo. 121 ¶ AYIN Juicio y justicia he hecho; no me dejes a mis opresores. 122 Responde por tu siervo para bien; no me hagan violencia los soberbios. 123 Mis ojos desfallecieron por tu salud, y por el dicho de tu justicia. 124 Haz con tu siervo según tu misericordia, y enséñame tus estatutos. 125 Tu siervo soy yo, dame entendimiento; para que sepa tus testimonios. 126 Tiempo es de actuar, oh SEÑOR; han disipado tu ley. 127 Por eso he amado tus mandamientos más que el oro, y más que oro muy puro. 128 Por eso todos los mandamientos de todas las cosas estimé rectos; aborrecí todo camino de mentira. 129 ¶ PE Maravillosos son tus testimonios; por tanto los ha guardado mi alma. 130 La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples. 131 Mi boca abrí y suspiré; porque deseaba tus mandamientos. 132 Mírame, y ten misericordia de mí, como acostumbras con los que aman tu Nombre. 133 Ordena mis pasos con tu palabra; y ninguna iniquidad se enseñoree de mí. 134 Redímeme de la violencia de los hombres; y guardaré tus mandamientos. 135 Haz que tu rostro resplandezca sobre tu siervo; y enséñame tus estatutos. 136 Ríos de agua descendieron de mis ojos, porque no guardaban tu ley. 137 ¶ TSADE Justo eres tú, oh SEÑOR, y rectos tus juicios. 138 Encargaste la justicia es a saber tus testimonios, y tu verdad. 139 Mi celo me ha consumido; porque mis enemigos se olvidaron de tus palabras. 140 Sumamente pura es tu palabra; y tu siervo la ama. 141 Pequeño soy yo y desechado; mas no me he olvidado de tus mandamientos. 142 Tu justicia es justicia eterna, y tu ley la misma verdad. 143 Aflicción y angustia me hallaron; mas tus mandamientos fueron mis deleites. 144 Justicia eterna son tus testimonios; dame entendimiento, y viviré. 145 ¶ COF Clamé con todo mi corazón; respóndeme, SEÑOR, y guardaré tus estatutos. 146 Clamé a ti; sálvame, y guardaré tus testimonios. 147 Me anticipé al alba, y clamé; esperé en tu palabra. 148 Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche, para meditar en tus dichos. 149 Oye mi voz conforme a tu misericordia, oh SEÑOR; vivifícame conforme a tu juicio. 150 Se acercaron a la maldad los que me persiguen; se alejaron de tu ley. 151 Cercano estás tú, oh SEÑOR; y todos tus mandamientos son la misma verdad. 152 Hace ya mucho que he entendido de tus testimonios, que para siempre los fundaste. 153 ¶ RESH Mira mi aflicción, y líbrame; porque de tu ley no me he olvidado. 154 Aboga mi causa, y redímeme; vivifícame con tu dicho. 155 Lejos está de los impíos la salud; porque no buscan tus estatutos. 156 Muchas son tus misericordias, oh SEÑOR; vivifícame conforme a tus juicios. 157 Muchos son mis perseguidores y mis enemigos; mas de tus testimonios no me he apartado. 158 Veía a los prevaricadores, y me carcomía; porque no guardaban tus palabras. 159 Mira, oh SEÑOR, que amo tus mandamientos; vivifícame conforme a tu misericordia. 160 El principio de tu palabra es la misma verdad; y eterno es todo juicio de tu justicia. 161 ¶ SIN Príncipes me han perseguido sin causa; mas mi corazón tuvo miedo de tus palabras. 162 Me gozo sobre tu dicho, como el que halla muchos despojos. 163 La mentira aborrezco y abomino; tu ley amo. 164 Siete veces al día te alabo sobre los juicios de tu justicia. 165 Mucha paz tienen los que aman tu ley; y no hay para ellos tropiezo. 166 Tu salud he esperado, oh SEÑOR; y tus mandamientos he puesto por obra. 167 Mi alma ha guardado tus testimonios, y los he amado en gran manera. 168 He guardado tus mandamientos, y tus testimonios; porque todos mis caminos están delante de ti. 169 ¶ TAU Acérquese mi clamor delante de ti, oh SEÑOR; dame entendimiento conforme a tu palabra. 170 Venga mi oración delante de ti; líbrame conforme a tu dicho. 171 Mis labios rebosarán alabanza, cuando me enseñares tus estatutos. 172 Hablará mi lengua tus dichos; porque todos tus mandamientos son la misma justicia. 173 Sea tu mano en mi socorro; porque tus mandamientos he escogido. 174 He deseado tu salud, oh SEÑOR; y tu ley es mi delicia. 175 Viva mi alma y alábale; y tus juicios me ayuden. 176 Yo me perdí como oveja extraviada; busca a tu siervo; porque no me he olvidado de tus mandamientos.